viernes, 20 de junio de 2008

DAS CRóNICAS DOS ARGONAUTAS


Pintura: Rosa Vivanco

Una sirena canta
una eterna melodía
de formas y colores
sin límite ni frontera.
Y no son,
ni palabras ni gestos,
bajo la paz
de un árbol
siempre floreciente,
el simbolismo de los peces…
Los silencios,
que a pesar
del tiempo y la distancia
vivimos juntos.
Por que es ahí,
en el reflejo de un sueño
milenario,
donde dormita
un arquetipo
aún no revelado,
que solo conocen
las jóvenes del agua…
Y si te atreves a escuchar,
como hacen los niños,
y reír y ser feliz
y no tener miedo,
ya nada se olvida
todo comienza…
un primer paso
de un camino sin fin…
“hacia un verdor brillante,
reflejo de benignos astros
los tiempos ya han llegado
de los bardos del tiempo…” (*)
Desde Ronces valles
hasta Santiago,
iluminadas por
o Faro da Kruña,
sonarán de nuevo
las voces ocultas
en la piedra y en la vieira.
No es la individualidad
lo que importa…
En esa solitaria para-doxa
se esconde un tesoro
que hace nacer un nuevo día...

7

(*) Del himno galego

(El poema original lo escribí en Galego)

No hay comentarios: