viernes, 18 de julio de 2008

HOJAS DE SAUCE


Y sin embargo
te recuerdo corriendo.
Tu paso,
una ráfaga de viento sobre el mundo
hacía donde
nunca he sabido si escapabas.

Un mundo,
cubierto de un dorado mantel
de hojas de sauce,
desde donde señalaste mi destino.

Ante mi ha aparecido
una extraña diyuntiva
y el sentimiento de esto
haberlo ya vivido…

Entre la maleza,
esfuerzo tras esfuerzo
he trazado mi camino.

Con dinamita he perforado mi casa,
justo al Sur de esa roca
donde alzaste con cuarzo y esmeraldas,
un precioso palacio para tu soledad...

CRISTINA

No hay comentarios: