martes, 1 de julio de 2008

Poema de Gilgamesh


Pintura: Enrique Navarro Carretero

El objeto de los Vedas son las tres cualidades oh Arjuna; mantente tú libre de ellas; libre de la influencia moral de los contrarios, permaneciendo en la eterna realidad; libre de ansiedades mundanas y ejerciendo imperio sobre ti mismo. Cuantos objetos puede uno proponerse en un aljibe lleno completamente de agua, tantos en todos los Vedas el entendido Brahmán. En tus actos por tu intención, nunca jamás en sus resultados; nunca te mueva el interés por el resultado de tus actos, ni caigas jamás en la inacción. Perseverando en la devoción realiza actos sin tener codicia, oh despreciador de la riqueza, manteniéndose lo mismo en la prosperidad que en la desgracia. La igualdad de ánimo se llama devoción. Pues el acto es muy inferior a la devoción mental, oh despreciador de la riqueza; busca refugio en tu pensamiento. Miserables son aquéllos a quienes mueve a obrar el resultado de sus actos. El que es devoto mentalmente abandona con esta doctrina el buen resultado como el malo; por esto, entrégate a la devoción; la devoción es el buen éxito en nuestros actos. Los sabios que devotos con su pensamiento no tienen interés en el resultado de sus actos, libres de la necesidad de la transmigración, llegan a la mansión de la felicidad. Cuando tu entendimiento haya atravesado las sendas intransitables del error, entonces llegarás a la indiferencia de la doctrina que has de aprender y de la que has aprendido. Cuando tu entendimiento, libre ya de los Vedas permanezca firme y constante en la contemplación, entonces lograrás la devoción.»
Arjuna preguntó:
«Cuál es, oh Krishna, la descripción del hombre que posee sólidamente la ciencia espiritual y que es constante en la contemplación? El que es constante en la contemplación, ¿qué ha de hablar, qué ha de hacer mientras está en reposo y qué mientras está en ejercicio? » El muy venerable contestó: «Cuando el hombre aleja de sí todos los deseos que inquietan su corazón y está contento consigo mismo, posee con firmeza la ciencia espiritual. Aquél cuyo corazón no se aflige en la desgracia, ni desea disfrutar en el placer, y libre de afecto, temor y cólera, permanece constante en la meditación, es llamado Muni, Quien permanece indiferente a todas las cosas, sean cuales fueren, y no se alegra cuando logra un bien, ni entristece cuando un mal le sobreviene, posee la ciencia espiritual. Quien aparta sus sentidos de los objetos sensibles, como hace la tortuga cuando contrae enteramente sus miembros (dentro de su caparazón), posee la ciencia espiritual...

Bhagavad_Gita

No hay comentarios: