martes, 9 de septiembre de 2008

MI CORAZON AL DESNUDO


Casi toda nuestra vida se emplea en ingenuas curiosidades. Cuando, por contra, hay asuntos que deberían excitar en grado sumo la curiosidad de los hombres y que, a juzgar por su tren de vida ordinario, no les inspiran ninguna.
¿Qué fue de nuestros amigos muertos?
Por qué estamos aquí?
¿De dónde venimos?
¿Qué es la libertad?
¿Es posible su concierto con la ley providencial?
El número de las almas, ¿es finito o infinito?
¿Y el número de tierras habitables?
Etc. etc...

CHARLES BAUDELAIRE

No hay comentarios: