lunes, 23 de marzo de 2009

el tiempo pasa y la tristeza continúa III


Mil millones de niños carecen de servicios y bienes básicos. La pobreza, la guerra y el sida amenazan a la mitad de la población infantil en todo el mundo, según pone de manifiesto un informe de Unicef. El devastador panorama se agrava por el hecho de que el sida ha producido 15 millones de huérfanos en todo el orbe, la mayoría de los cuales se concentra en el Africa subsahariana. El informe Estado Mundial de la Infancia 2005 incluye cifras que hablan de forma elocuente de las privaciones de la humanidad. Unos 640 millones de niños no poseen una vivienda adecuada, 500 millones no disponen de acceso al saneamiento y otros 400 millones carecen de agua potable Desde 1990, los conflictos armados, se han cobrado la vida de 3,5 millones de personas. De todas ellas, un 45% eran menores. Demasiados niños sufren en carne propia la infamia de la guerra: son alistados en ejércitos, se convierten en víctimas de la violencia sexual, son explotados o padecen terribles amputaciones al estallar restos de explosivos. Las partes beligerantes tienden a considerar a los niños como objetivos preferentes, como se puso de manifiesto con el secuestro de los escolares de Beslan.

De acuerdo con los expertos, la infancia soporta la pobreza de forma más acusada que los adultos, circunstancia que lastra cualquier plan de desarrollo de los estados. Más de un 15% de los menores de cinco años no recibe una nutrición adecuada y un 13% jamás ha acudido a la escuela. Para el presidente del comité español de Unicef, Francisco González Bueno, el informe evidencia que hay una «aterradora distancia» entre lo que proclama la Convención de Derechos del Niño y la realidad. La agencia de Naciones Unidas ha trabajado estrechamente con investigadores de la London School of Economics y la Universidad de Bristol para elaborar el estudio, que revela que la mitad de la infancia ve vulnerados sus derechos al carecer de unos o más bienes y servicios esenciales. Así las cosas, 270 millones de pequeños no pueden acudir a servicios sanitarios por su inexistencia, mientras que 90 millones carecen de alimentos básicos.
Lo más preocupante que es que cerca de 700 millones de niños están afectados por una o más de estas privaciones, que no son exclusivas de los países pobres. En 11 de los 15 países industrializados de los cuales se tenían datos disponibles, la proporción de niños que vive en hogares de bajos ingresos ha aumentado en los últimos diez años. «Cuando la mitad de los niños y adolescentes del mundo están creciendo con hambre y sin salud, cuando comunidades enteras están siendo arrasadas por el sida, está claro que hemos fracasado en cumplir nuestras promesas a la niñez», proclamé Carol Bellamy, directora ejecutiva de Unicef durante la presentación del informe en Londres.

Por A. Paniagua_Madrid_LA VERDAD • VIERNES 10 DE DICIEMBRE DE 2004
Wanting_a_meal - (Deseando_una_Merienda) Foto_Ganadora_ del_Premio_Pulitzer
Pintura_El grito_Munch

5 comentarios:

Lara tiene alas dijo...

"El tiempo pasa y la trsiteza continúa", y yo me siento igual de gilipollas que hace un tiempo. Con ganas de todo y con valentía para nada.

Lara tiene alas

P.D: Me gusta que me hagas pensar :)

Lara tiene alas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
belita dijo...

Y sin embargo en este madito llmado primer mundo seguimos haciendo dieta para luego criticar en la playa los michelines de la otra, a nuestros niños se les inculca el valor del dinero en vez del valor del amor... En fin mejor me guardo mi opinión sobre como vemos el sida en este primer mundo. Simplemente me causa tristeza ver que mal lo estamos haciendo y como no hacemos nada para que la situción se modifique.

Besos

angela dijo...

se convive con esa tristeza y tantas otras. Intentando cada dia hacer algo por poquito que sea es algo.
como una oracion diaria y desde muy dentro.
abraxo
(lo prometido esta en proceso)

Vanesa dijo...

el fotografo que sacó la foto, se suicidó, nosotros que no miramos hacia el lado de toda esa gente, estamos muy tranquilos, pero estar viéndolo y no poder hacer apenas casi nada, tiene que ser muy duro.

7 besos