lunes, 23 de marzo de 2009

karma yoga


UN SALTO CUÁNTICO EN LA EVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA

• He tenido vislumbres de este estado de libertad de la mente y del tiempo que describes, pero el pasado y el futuro tienen una fuerza tan sobrecogedora que no puedo mantener la experiencia durante mucho tiempo.

La modalidad de conciencia ligada al tiempo está profundamente arraigada en el psiquismo humano, pero lo que hacemos aquí es parte de una profunda transformación que está ocurriendo en el inconsciente colectivo del planeta y más allá: el despertar de la conciencia del sueño de la materia, de la forma y de la separación. El fin del tiempo, Estamos rompiendo pautas mentales que han dominado la vida humana durante millones de años, pautas mentales que han generado una cantidad de sufrimiento inimaginable. Y no estoy usando la palabra maldad. Es mejor llamarlo inconsciencia o locura.

• Este trabajo de desmontar la antigua modalidad de conciencia, o más bien de inconsciencia, ¿es algo que tenemos que hacer o acabará ocurriendo de todos modos? Me refiero a si este cambio es inevitable.

Es una cuestión de perspectiva. Hacer y dejar ocurrir son, de hecho, un solo proceso; como eres uno con la totalidad de la conciencia, no puedes separarlos. Pero el éxito humano no está absolutamente garantizado. El proceso no es inevitable ni automático. Tu cooperación es parte esencial del mismo. Lo mires como lo mires, es un salto cuántico en la evolución de la conciencia, y también es nuestra única posibilidad de sobrevivir como especie.

LA ALEGRÍA DE SER

Para notar si te has dejado atrapar por el tiempo psicológico, puedes usar un criterio muy simple. Basta con preguntarse: ¿Hay alegría, fluidez y ligereza en lo que estoy haciendo? Si no la hay, el tiempo encubre el momento presente y percibimos la vida como una carga o como un esfuerzo.

Si no hay alegría, fluidez o ligereza en lo que haces, eso no significa necesariamente que tengas que cambiar lo que haces, A veces basta con cambiar la manera de hacerlo. El «cómo» siempre es más importante que el «qué». Trata de conceder mucha mís atención a lo que haces que al resultado que esperas obtener. Concede toda tu atención a lo que el momento te presente. Esto implica aceptar plenamente lo que es, porque no puedes conceder toda tu atención a algo y al mismo tiempo resistirte a ello.

En cuanto honras el momento presente, toda infelicidad y esfuerzo se disuelven, y la vida empieza a fluir con alegría y suavidad. Si tus actos surgen de la conciencia del momento presente, cualquier cosa que hagas, hasta la acción más simple, quedará impregnada de calidad, cuidado y amor.

Por tanto, no te preocupes por el fruto de tus acciones: mantén- te atento a la acción misma. El fruto ya vendrá cuando corresponda. Esta es una práctica espiritual muy poderosa. En el Bhagavad Gita, una las enseñanzas espirituales más antiguas y hermosas que se conocen, el desapego del fruto de la acción recibe el nombre de karma yoga. Se describe como la senda de la «acción consagrada».

Cuando cesa el esfuerzo compulsivo por alejarse del ahora, la alegría de Ser fluye en todo lo que haces. En cuanto tu atención se orienta hacia el ahora, sientes una presencia, una quietud, una paz. Ya no dependes del futuro para conseguir la satisfacción o la realización; no buscas en él la salvación. Por lo tanto, no te apegas a los resultados. Ni el éxito ni el fracaso pueden cambiar el estado de tu Ser interno. Has encontrado la vida subyacente en tu situación de vida.

En ausencia del tiempo psicológico, tu sentido de identidad procede del Ser, no de tu pasado personal. Y así la necesidad psicológica de convertirte en algo distinto de lo que eres deja de presionar. En el mundo, en lo relativo a tu situación de vida, puedes hacerte rico, adquirir conocimientos, tener éxito, liberarte de esto o de aquello, pero en las dimensiones profundas del Ser ya eres completo y total ahora.

• En ese estado de totalidad, ¿aún seríamos capaces de conseguir objetivos externos? ¿ Tendríamos deseos de conseguirlos?

Por supuesto, pero ya no tendrías expectativas ilusorias de que algo o alguien del futuro va a salvarte o hacerte feliz. En lo relativo a tu situación de vida, puede que te queden cosas por conseguir o adquirir; son parte del mundo de la forma, del mundo de la ganancia y de la pérdida. Sin embargo, a un nivel más profundo, ya estás completo y, cuando tomas conciencia de ello, todo lo que haces queda envuelto en una energía alegre y juguetona. Estando liberado del tiempo psicológico, ya no persigues tus objetivos con sombría determinación, impulsado por el miedo, la ira, el descontento o la necesidad de convertirte en alguien. Tampoco te paraliza el miedo al fracaso, que para el ego implica una pérdida de identidad. Cuando tu sentido de identidad se deriva del Ser, cuando te liberas del «devenir» como necesidad psicológica, ni tú felicidad ni tu sentido de identidad dependen de los resultados, y por tanto estás libre del miedo. No buscas la permanencia donde no puedes hallarla: en e1 mundo de la forma, de la ganancia y de la pérdida, del nacimiento y de la muerte. No pides que las situaciones, condiciones, lugares o personas te hagan feliz y después sufres si no responden a tus expectativas.
Respetas y honras todas las cosas, pero ninguna importa demasiado. Las formas nacen y mueren, pero tú eres consciente de lo eterno que está detrás de las formas. Sabes que «nada real puede ser amenazado».

Cuando éste es tu estado de Ser, ¿cómo puedes fracasar? Ya has triunfado.

El poder del ahora_ Eckhart Tolle
Fotogramas_Película_El Club de la lucha

1 comentario:

angela dijo...

cuanta verdad............abraxo!!