viernes, 12 de junio de 2009

Este país, vuelto sólo hacia ti


Este país, vuelto sólo hacia ti, ofrece su más excelso florecimiento; al orbe terrestre que a ti pertenece, ¡oh! prefiere tu patria. Y aunque en el dorso de sus montes la cima dentellada sufre aún los fríos dardos del sol, la peña se muestra verdeante, y la golosa cabra recibe allí una reducida parte del sustento. Mana la fuente; juntando sus aguas, despéñanse los arroyos, y rever¬decen ya barrancos, cuestas y prados. Por la llanura interpolada de cien colinas, ves pasar dispersos lanosos rebaños. Esparcidas, graves, avanzan con mesurado paso, subiendo hacia el borde abrupto, las cornudas reses bovinas, hay, empero, un abrigo dispuesto para todos, pues, formando cien grutas, está excavado el muro de rocas. Allí, Pan los protege, y las vivificadoras ninfas habitan en el húmedo y fresco recinto de frondosas hendeduras, y anhelosos de más altas regiones, elevan sus ramas los árboles, que se estrechan unos contra otro. Son antiguas selvas. Yérguese robusta la encina, y de una manera caprichosa se enlazan las ramas con las ramas; el tierno arce, preñado de dulce savia, elévase pulido y juega con su carga. Y en la umbría silenciosa, mana de la madre leche tibia aparejada para el infante y el corderillo; a mano está la fruta, sazonado manjar de las llanuras, y del hueco tronco fluye la miel. Aquí la bienandanza es hereditaria; la mejilla está risueña, lo mismo que la boca; cada uno, en su lugar, es inmortal; todos están contentos y sanos. Y así, bañado de luz pura, se desarrolla el gracioso niño hasta lograr el vigor de padre. Nos admiramos de ello; mas siempre queda en pie la cuestión de si son dioses
o si son hombres. Tal semejanza tenía Apolo con los pastores tocante a la disposición del cuerpo, que uno de los más hermosos entre ellos se le parecía; pues allí donde la Naturaleza reina en su pura esfera, se enlazan todos los mundos…

Goethe, Johann Wolfgang - Fausto
Foto: Y sabemos remar
Foto: Intuiciones

No hay comentarios: