viernes, 2 de octubre de 2009

Umbral del infinito



Con una rosa azul que ayer, temprano,
Me trajo un jardinero prodigioso,
Mi ausente ensoñación, llena de gozo,
Volvió con un impulso sobrehumano.

Me vi sublimizado, de alborozo.
Palpé tras cada pétalo un Arcano,
Y fue creciendo lento, aquí, en mi mano,
Un mundo extraordinario y misterioso.

La flor de mi desvelo es de pureza
Eterna, acrisolada. Su belleza
Es mañana, es ayer, y es el presente.
La quiero por azul, y creo en ella.

Su magia para mí es como una estrella
Que alumbra desde un Cielo diferente.

Hector V. Morel_del libro_Umbral del infinito

1 comentario:

angela dijo...

y creo en ella
abraxo