lunes, 17 de mayo de 2010

bajo el emblema del ángel


Cuando desperté, la habitación permanecía en penumbras y Cloe se había
marchado. Su piel ya no estaba en mis manos. En su lugar había una tarjeta de visita impresa en el mismo pergamino blanco del sobre en el que me había llegado la invitación y en la que, bajo el emblema del ángel, se leía lo siguiente:

ANDREAS CORELLI

Editeur
Editions de la Lumiére
Boulevard St.-Germain, 69. Paris
Había una anotación al dorso escrita a mano.

22

Querido David, la vida está hecha de grandes esperanzas...

No hay comentarios: