lunes, 17 de mayo de 2010

a la ciudad de las musas que se nutren de colores...


Noble hijo, ahora que la atracción y la aversión surgen en ti de esta suerte, medita de la siguiente manera: «Ay de mí, los seres, como yo, erran en el ciclo de las existencias acausa de sus malas acciones, a causa de su atracción y de su aversión.» Y aquel que aún siente atracción y aversión tendrá que errar eternamente en el ciclo de las existencias, con el peligro de tener que hundirse largo tiempo en un océano de
sufrimientos. Por eso hay que renunciar de forma absoluta a la atracción ya la aversión.
«Ay de mí, a partir de ahora no quiero ni odiar ni desear. »
Se afirma el espíritu con esa intención. Dice el tantra que de esa manera se cierra la puerta de la matriz.
Oh noble hijo, no te distraigas, concentra todo tu espíritu. Si hasta ahora no has
conseguido cerrar la puerta de la matriz y te encuentras a punto de pasar por la puerta de la matriz, gracias a esa enseñanza, ciérrala. Piensa que en verdad nada tiene realidad, que todo es ilusorio. Medita de esta manera: «Ay de mí, padre y madre, agua diluviana,ráfagas, rugido y todas las posibilidades de manifestación no son, por su naturaleza, más que una ilusión. De cualquier forma que aparezcan, son irreales. Todo está desprovisto de verdad, es engañoso como un espejismo. Todo es impermanente, inconstante. ¿De qué sirve apegarse a las cosas? ¿De qué sirve temerlas? ¡Sería considerar a lo que no tiene existencia como si la tuviera! Todo no es más que proyección de mi propio espíritu. Y el espíritu en sí mismo no es más que una ilusión.
Como no es en un principio, nada puede venir del exterior.
Puesto que anteriormente no me había yo dado cuenta de esto, consideraba a lo
inexistente como a algo existente y creía que lo erróneo era cierto, y como creía que era verdadero lo que era sólo ilusorio, tenía que errar largo tiempo en la ronda de las existencias. Mientras no distinga que se trata de una ilusión, tendré que errar en el corro de las existencias, en donde me hundiré en la marisma de los sufrimientos. Todo esto es semejante al sueño, a la ilusión, al eco, a la ciudad de las musas que se nutren de colores. Espejismo, ilusión óptica, reflejo de la luna en el agua, no tienen un solo instante de verdad.
Lleno de aspiración, nuestro espíritu sólo se concentra en eso.
El pensamiento de que todo es irreal, engañoso, destruirá ciertamente nuestra creencia en la realidad. Y si estamos interiormente convencidos, se conjura la creencia en un ego.
Si comprendes así desde el fondo de tu corazón que todo no es más que mentira, se
cerrará la puerta de la matriz. Pero si no se destruye en realidad la creencia y no se cierra la puerta de la matriz y nos disponemos a entrar, existe entonces una enseñanza profunda:
«Noble hijo, si no has podido cerrar de esta forma la puerta de la matriz, medita sobre la luz según el quinto método y cierra así la puerta de la matriz. Esta clase de meditación es la siguiente:
«Todo es el espíritu, el espíritu en sí no nace ni cesa, es vacuidad.»
Al pensar esto se deja al espíritu permanecer en sí mismo tal y como es, uno con él,
como el agua vertida en el agua, sin artifício, sin añadidos. Se le deja ser tal y como viene, profundamente relajado, abierto, desatado y perfectamente libre. La puerta de la matriz se cerrará sin duda para las cuatro clases de nacimiento.
Medita así, mientras no se haya cerrado aún la puerta de la matriz.


Viñeta comic: Kit Eternity
Viñeta comic: Sandman_Neil Gaiman

No hay comentarios: