viernes, 14 de diciembre de 2012

Cartas desde el océano submarino (S-7)

 
Crucé el abismo con un arpa y 2 muecas
expuestas al brillante iris destructor.
Luego, estando ya a salvo, me quité la piel
y fui humano.
Mordí los errores pasados y escupí dilemas.
Me senté en el trono vegetal y evaporé
con falanges el humo del averno.
Al fin creí en la suerte y el número 7 habitó
en mi médula.
Suele ocurrir que somos destino
sin concretar...
 

1 comentario:

Dama Delirio dijo...

Bienvenido de nuevo...
Me alegra volver a leerte...

Siempre en azul :)